Análisis del álbum de Saal Digital

Sigo poniéndome al día, hoy haciendo un análisis del álbum que ofrece Saal Digital. En su momento vi un anuncio en Instagram en el que buscaban a gente interesada en probar su producto. Y tras rellenar un formulario, me regalaron un álbum a coste cero (valorado, si no recuerdo mal, en unos 40€) a cambio de hacer un análisis en mi blog. Los pobres, con una paciencia infinita, siguen recordándome que aún no he hecho el análisis tras más de un año, y ahora que he reactivado este proyecto, voy a tener un poco de decoro y terminarlo de una vez.

Características del álbum de Saal

Este es el producto que adquirí (copiado tal cual del correo de confirmación): Álbum XG (extra grueso) 28 x 19. Páginas interiores: brillante, 10 páginas. Tapas: brillante, Acolchado de las tapas: acolchadas, Código de barras: estándar.

Empezando… ¿Cómo se monta el álbum?

El primer paso es entrar en la página web de Saal y descargarte el programa que tienen para llevarlo a cabo. El instalador ocupa 7,1 MB (bastante ligero) que instalará de manera rápida la aplicación, desarrollada en Adobe Air (no es que me apasione, pero entiendo que al ser multiplataforma es una forma rápida de mantenerlo). La aplicación es relativamente sencilla de utilizar, mostrándonos los diferentes productos y precios claramente. También nos ofrece diferentes maneras de crear nuestro álbum (desde un álbum en blanco hasta un maquetador automático).

Una vez vas montando el álbum, la propia aplicación te va indicando si la foto tiene una resolución insuficiente o si no se va a poder ver bien. En ese aspecto no funciona mal, aunque se

puede “liar” un poco. También puedo añadir que hace un par de años hice un álbum con Hoffman y el software era muy muy parecido. Os dejo algunas capturas de pantalla, aunque el proceso es bastante intuitivo.

Resultados

Creo que quedó un álbum muy bonito, la verdad. La calidad del papel utilizado y el color me encantan. La foto a doble página no se corta, y sinceramente, estoy muy contento con el resultado.

Otra cosa aparte fue mi elección del diseño de las tapas: utilice uno de los patrones que ofrecen, y sinceramente, queda bastante más soso de lo que esperaba. También me equivoque poniendo un texto en el canto del libro, y no queda cuadrado (mea culpa).

Y aquí os dejo algunas muestras del mismo, para que podáis juzgar dentro de vuestras posibilidades:

No quería cerrar este artículo sin agradecer a Saal su infinita paciencia y buen hacer, amen de recomendar su servicio.

¡Nos vemos pronto!

¡Valora este artículo!
[Total:0    Promedio:0/5]

Autor: Rubén Herrera

Formador de informática. Amante de la música y la fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *