Entendiendo la apertura de diafragma y la profundidad de campo

Hoy vamos a conocer algunos de los conceptos básicos más importantes e interesantes de nuestra cámara: la apertura de diafragma y la profundidad de campo.

Y para entender el diafragma, primero vamos a pensar en las pupilas. Toda persona conoce (o debería conocer) su funcionamiento: cuando hay poca luz se dilatan, para absorber la mayor cantidad posible y ver lo mejor que puedas. Y cuando hay mucha luz, se contraen, para que podamos ver mejor y no nos deslumbremos.

Voy a poner otro ejemplo: ¿Qué ocurre cuando vemos un cartel a lo lejos y queremos leerlo mejor? Entrecerramos los ojos, nos ponemos «topillos» para poder leerlo mejor, ¿Verdad? Bien, pues quédate con estas ideas en la cabeza.

¿Qué es el diafragma?

Es un sistema de aletas que tienen los objetivos, que permite cerrarse o abrirse, permitiendo entrar mayor o menor luz en el sensor. Además infiere directamente en otro término, denominado Profundidad de Campo. Pero vamos a ir por partes.

Schneider150mm
Imagen del artículo Diafragma la Wikipedia | https://es.wikipedia.org/wiki/Diafragma_(%C3%B3ptica)

Lo que se pueda abrir un diafragma depende del objetivo. Normalmente los objetivos que más pueden abrir (también se les llama objetivos más luminosos) suelen ser considerablemente caros, a no ser que sean de focal fija, en la cual nos encontramos como joyas imprescindibles como este objetivo 50mm de Canon, que es muy económico y a mi personalmente me encanta. ¿Y cómo sabemos cuánto es capaz de abrir el diafragma nuestro objetivo? Para ello, nos tenemos que fijar en un parámetro de nomenclatura «f». En el objetivo que te he incluido en el enlace, si te fijas bien, pone f/1.8. Es la manera de indicar lo que puede abrirse. Y a mayor apertura, menor número «f», y viceversa, a menor apertura, mayor número «f». ¿Te va quedando claro?

Diafragma con una abertura grande (f/2.8) y una apertura pequeña (f/16) | Autor https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Mohylek
Diafragma con una abertura grande (f/2.8) y una apertura pequeña (f/16) | Autor https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Mohylek

Resumiendo: la apertura, es decir, el número f, nos permite abrir más o menos el diafragma, para que entre más o menos luz. De esta manera, una posibilidad de conseguir que la fotografía que estemos tomando este correctamente expuesta (recuerda la entrada anterior al respecto del exposímetro y la exposición) dependerá del valor que le demos en apertura, en número f, al objetivo.

En los modos automáticos de nuestra cámara no podemos cambiar ese valor, para poder hacerlo tendremos que seleccionar el modo manual o el modo semiautomático en prioridad de apertura.

¿Y qué es eso de «la profundidad de campo»?

¿Recuerdas el ejemplo que he puesto antes, el de entrecerrar los ojos para ver algo lejano? Bien, la apertura de diafragma influye en la profundidad de campo. ¿Y, de una vez, qué es la profundidad de campo? pues la zona comprendida entre el punto más cercano y más lejano que se verá con más nitidez.

¿Te has fijado en lo chulo que queda un retrato con el fondo borroso, viéndose nítido el modelo del mismo? ¿O en un paisaje que se ve definido hasta el último detalle del mismo, estando todo a una gran distancia? Para una toma de retrato como el ejemplo que he puesto, tendríamos que utilizar apertura grande (número f pequeño). Para el segundo ejemplo, lo contrario (y además aquí entra otro termino que conoceremos más adelante, la hiperfocal, pero hoy no toca).

Te voy a mostrar tres ejemplos que he hecho especialmente para esta entrada. Y si, soy un poco cutre, pues los he hecho en la cocina, viéndose la nevera de fondo, pero he pensado que servía bien para lo que buscaba 0:-).

Aquí va el primero, utilizando una apertura de 1,8:

f_1_8
Ejemplo de toma con apertura de 1,8

Si te fijas solo se ve nítido hasta la mitad del libro, estando el resto de la imagen desenfocada ¿lo ves?

Segundo ejemplo, con una apertura de 7,1:

f_7_1
Ejemplo de toma con una apertura de 7,1

Fíjate,  ya está considerablemente más definido todo, ¿no?

Y tercer y último ejemplo, abriendo a f/22:

f_22
Ejemplo de toma a f/22

Aquí ya está todo bastante más definido, fíjate en la silla o en la nevera, comparándola con las anteriores fotos.

Conclusiones finales

Vamos a centrar ideas: el número f nos permite definir cuanto abrimos o cerramos el diafragma, siendo el número más bajo la mayor apertura que tenga nuestro objetivo, y siendo el número más alto la menor. Eso nos permite conseguir que entre más o menos luz, afectando a nuestra exposición.

Y a su vez, determina la profundidad de campo, siendo esta la zona nítida de nuestra fotografía.

Evidentemente quedan cosas por ver al respecto: la anteriormente comentada hiperfocal, el punto dulce del objetivo… Pero lo veremos más adelante.

¿Preguntas, dudas, sugerencias? déjame un comentario por aquí, o en Facebook o Twitter.

 

¡Nos vemos!

¡Valora este artículo!
[Total:0    Promedio:0/5]

Autor: Rubén Herrera

Formador de informática. Amante de la música y la fotografía.

Un comentario en “Entendiendo la apertura de diafragma y la profundidad de campo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *